miércoles, 31 de julio de 2013

FullMetal Alchemist y la Doncella del Tiempo

Mi abuelo tenía poco de haber fallecido, la tristeza abundaba en el aire; Sin embargo, debíamos limpiar la casa y recoger todas sus cosas. De inmediato pedí limpiar la biblioteca, era un hombre muy sabio y lleno de conocimientos, así que la curiosidad me invadió al querer ver algunos títulos de su colección.

La habitación llena de polvo, pues nadie entraba allí desde hace al menos unos 5 meses; la mesilla tenia varios libros regados, apuntes y restos de comida ¿Qué tanto estaba planeando?. Busqué entre aquellos papeles y había círculos extraños, llenos de puntos y cosas que no entendía... Mi abuelo era un poco loco, pero no creía que tanto ¿Qué rayos es esto? ¡No entiendo!...

Los libros eran sobre ciencia, química, física y... ¿Alquimia? ¡Ya había escuchado sobre eso!, siempre hablaba del intercambio equivalente o algo así, Pero... ¿Qué tenia en mente?. Seguí buscando entre los libros ''Alquimia: Círculos básicos de Transmutación'' Abrí el libro y cayó una pequeña llave, al parecer por la forma era perteneciente a un cajón que tenía en su recamara... Desde niña me decía que allí abundaban sus recuerdos y su vida... ¿Debería de fisgonear entre esas cosas? Tal vez encuentre algo interesante, como fotos o cosas por el estilo... Perdóname abuelo, pero quiero ver que cosa guardabas con tanto recelo.

Entré a su habitación, para mi suerte mi hermana se había ido a no sé donde. Debajo de la cama ya vieja con algunos resortes saltados, se encontraba la caja de madera un poco dañada por el tiempo; La tome y con mucho cuidado trataba de abrirla, era difícil, pero no imposible; Cuando por fin cedió había más apuntes garabateados, unos cuantos libros, collares y fotos de gente que no ubicaba, pero... Un reloj de bolsillo con un tipo de ¿León?, mmm al parecer es de plata; Veía los apuntes:

''La Alquimia es la ciencia que mueve al mundo, pero... ¿Sólo este mundo?... He escuchado hablar sobre la puerta de la verdad, pero ¿Cómo abrirla o encontrarla?'' -Sin fecha-  (...)  ''He descubierto como abrir la puerta... ¡La verdad de este mundo! ¡No puedo esperar para abrirla!... Pero... ¿Estaré en lo correcto?, puede que no regrese, pero no importa ¡Defenderé mi lugar como alquimista estatal!'' -15 de Febrero de 1864-

¿Alquimista estatal?, suena interesante... En los libros encontré el grabado que está en el reloj y es un reconocimiento que se les da a los Alquimistas cuando alcanzan el grado de alquimista estatal... ¿Alquimista? ¡Eso no existe! Es ilógico... ¿Cómo algo se va a transformar en otra cosa?... ¡Absurdo!

''Amestris es un país hermoso; Lleno de gran cultura, personas maravillosas pero también de muchas guerras estúpidas... La presión de renovar mi lugar como Alquimista me está volviendo loco'' -3 de Abril de 1864-

''Hoy es el gran día... Trataré de pasar la puerta... No sé como sea lo que veré o si es que regresaré... Pero sé que este es mi destino'' -19 de Junio de 1864-

Detrás de las hojas de esos escritos se encontraban más círculos y anotaciones de cómo debían ser usados.

''No sé como regresar... ¡No lo entiendo! En este mundo no se puede utilizar la alquimia... No sé por qué. ¿Cómo regresaré a Amestris?... ¡¿En qué lío me he metido?!'' - 23 de octubre de 1865-

Dí la vuelta y daba una extensa explicación de cómo llego a 'este mundo' Tarde horas y horas en entender, incluso se convirtieron en días... Hasta que por fin entendí el motivo por el cual no podía regresar... ¡¡Hacia falta algún tipo de energía!! Pero... no cualquiera...

Comencé a hacer de nuevo todos los círculos de transmutación y a hacerlos -creo yo- correctamente, los días pasaban y podía sentir como si me hiciera experta en esto, si Amestris existe, deseo con todo mi ser poder ir allá algún día.

-Oye... Hermana ¿Podrías acompañarme al hospital? El trabajo es muy duro, las enfermedades azotan toda la ciudad y mucha gente muere.- Comentó angustiada mi hermana mayor, Lucía

-Pero...- Contesté dudosa

-Si quieres puedes llevarte esos apuntes, sólo hazme compañía ¡Por favor!.. Me da escalofríos estar allí- Me vio con la mirada aterrorizada.

-Esta bien, vamos.- Sonreí y ella igual. Llevaba unas 2 horas en el hospital, con mis cálculos de Alquimia en referencia con los círculos cuando ¡Eureka! ¡Ya sé de donde viene el error de mi abuelo! Había trazos, y cosas que no estaban en el lugar indicado así que comencé a modificar para poder perfeccionar todo... Cuando terminé todo, salió una luz azul de aquellos trazos, cuando menos lo pensé todo se puso blanco y empece a ver todo tipo de información ¿La verdad de todo?....

Abrí los ojos y estaba en una especie de campo, los colores verdes resplandecían a más no poder; Era hermoso, pero ¿Dónde estaba? ¿El cielo? ¿En un sueño? o en.... ¿Amestris?

Todo es demasiado confuso, se me cierran los ojos... Estoy muy cansada...

-¡¡Onii-San!!- Gritó asustado

-¿¡Qué ocurre Alphonse!?- Contestó Edward asustado por tal reacción de su hermano.

-¡¡Hay una chica allí!! ¡¡Onii-San puede estar muerta!!- Mencionó el menor de los Elric.

-Calma, calma Al... Vamos a ver...- Se acercaron cuidadosos al lugar indicado, había tanto césped al rededor que Ed no se había dado cuenta de la presencia de la joven.

-Ed....- Al estaba aún asustado, pero cuando estuvieron frente a la chica observaron detalladamente cada parte de ella; Su piel era tan blanca como un copo de nieve, su cabello castaño que hacía juego con las plantas que había a su alrededor, se veía tan delicada como una pequeña muñeca de porcelana.

-Sus mejillas se ven rosadas... Creo...Creo que está viva.- Dijo Edward sonrojado... Pero ¿Por qué se sonrojaba al ver a esa 'niña'?

-Tengo agua, tal vez con eso despierte... Préstame un pañuelo- Exigió Al.

-¿¿Qué?? ¿¿Yo por qué??- Preguntó.

-Porque yo te lo estoy pidiendo.- Contestó Al molesto, pero a la vez preocupado por la joven... Ed no tuvo más remedio que prestarle lo que pidió. -Con esto puede que despierte.- Con cuidado empezó a mojar la cara y cuello de la desconocida y esta iba reaccionado; Abrió los ojos y ambos hermanos quedaron asombrados... Tenía unos ojos hermosos color turquesa.

-¿Dónde estoy? ¿Quiénes son ustedes?.- Preguntaba asustada

-Nosotros somos los hermanos Elric, Yo soy Alphonse y él.- Señalando a su hermano. -Es Edward, estás en ciudad central.- Alphonse portaba una armadura de unos 2 metros y a su lado estaba su hermano, que media al menos un metro y medio, con cabellos y ojos dorados.

-¿Ciudad central?-

-Si baka, en el país de Amestris...- Contestó Ed con poco humor.

-¡¡Amestris!!- Se paró entusiasmada

-Vaya al parecer se recupera rápido...-Decía entre susurros Alphonse.

-¡Hey! ¿Pues de dónde eres?- Preguntó Edward

-Del otro lado de la puerta- Contestó, ambos hermanos quedaron estupefactos... ¿Del otro lado de la puerta? ¿A qué se refería exactamente?

-¿¡Cómo que del otro lado de la puerta!?- Cuestionaron; Tras horas de contarles sobre sus investigaciones y de donde venía, saciaron su sed.

-¿Cuál es tu nombre?- Preguntó Al, amistoso como siempre.

-Tiaré.- Respondió con una sonrisa

-Bueno, entonces ¿Qué piensas hacer ahora?.- Ed se mostraba interesado.

-No lo sé... No sé exactamente como llegue ni como puedo regresar.- Unas lágrimas se formaron en esos ojos que tenían a Ed hipnotizado... Tardó tiempo en entenderlo, pero Tiaré guardaba un gran parecido a su madre... el cabello, la sonrisa... Pero el cuerpo de Tiaré era más voluptuoso y media lo mismo que él. En su estomago sucedían cosas que no entendía y la cara se le tornaba roja de cualquier cosa.

-Eh..Eh... Puedes quedarte aquí si es lo que gustas...- Comentó el rubio

-Pero no tengo un hogar... No sé que puedo hacer.- La desolación provocó algunas lágrimas que caían por sus mejillas

-¡No llores! Por favor- Suplicó Alphonse

-Pero mi familia, mis amigos... Abandoné todo-

-No seas tan inmadura, al menos llegaste bien ¿Cierto? ¡Mírate! Haz conseguido un gran logro, levántate y sigue.- Dijo Edward. Tiaré estaba confundida, pero el chico tenía razón, no debía alarmarse.

-Si... Lo siento.-

-¡Onii-San!- Gritó Al -Estás siendo muy grosero con Tiaré, Disculpa él es muy... Tonto-

-No te preocupes, Edward tiene razón... Además yo quise llegar aquí.- Suspiró. -Sólo que no sé que hacer ahora, A dónde ir, cómo regresar y...- Suena un fuerte crujido. -Tengo hambre.-

-¡¡Ven con nosotros!!- Ofreció Al emocionado

-¡¿Qué?!- Ed

-Sí...No tiene a donde ir, además puede sernos de ayuda....-

-Al... Tú siempre queriendo llevar mascotas- Sonrió el rubio

-¡¡Oye!! Al menos no soy un pequeño enano.- Contestó Tiaré

-¿¿A quién le dices enano?? ¡O...Ojos de Gato!-

-¿Qué? ¡¿Gato!? E-N-A-N-O- Respondió molesta y burlona

-G-A-T-O... Gatita... ¿Quieres un plato con leche?- Edward hacía poses de un felino para hacer enojar a la chica

-Creo que será un viaje largo... Pero se llevarán bien.- Pensó Alphonse.

________________________________________________________
Bueeeno aquí una pequeña parte de la historia.... No sé que al esté pero bueno, hago lo que puedo :3

Onii-San: Hermano
Baka: Idiota/ Tonto

1 comentario: